Me gustaría comenzar este blog con un post dedicado a la problemática de la violencia filio-parental (VFP) por considerarla quizá, una de las más desconocidas para la mayor parte de la sociedad. Actualmente, ya casi todos y todas hemos oído hablar de la violencia machista. Los medios de comunicación, poco a poco, tienen mayor conciencia de la importancia de su papel en la difusión de esta lacra social. Aunque como ya sabemos, en demasiadas ocasiones el tratamiento desde el lenguaje periodístico no sea el adecuado (no está de más recordar… «Que no nos morimos… ¡nos matan!») pero eso daría para otro post. No negaremos, en absoluto, el avance en cuanto a visibilización y denuncia social ha supuesto la implicación de algunos medios de comunicación en la lucha contra la violencia machista. Además, la sociedad por su parte, va despojándose aunque sea a cámara lenta y pulsando el pause demasiado a menudo, de aquellos miedos y prejuicios que antaño obligaban a las víctimas de violencia machista a vivir en la más absoluta opacidad su particular tragedia.