Teletrabajo y acoso laboral

El teletrabajo ha llegado para quedarse. En España, la tasa de teletrabajo anterior a la crisis sanitaria se situaba en el 8,3 % de la población activa, mientras que en la actualidad se encuentra en el 30 %. La transformación digital del ámbito laboral se ha convertido, sin duda, en una herramienta imprescindible para, a contrarreloj, intentar adaptar la actividad económica a la nueva realidad.

Leer más ...

Nuevos datos sobre el acoso escolar: los estudiantes opinan

Fundación ANAR acaba de publicar nuevos datos sobre el acoso escolar en su informe II Estudio sobre acoso escolar: la opinión de los estudiantes en el cual han participado más de 12.000 alumnos y alumnas de 6º de Primaria, 1º de la ESO y 2º de la ESO así como 387 profesores y profesoras; dicha investigación ha sido realizada en el marco del programa de acción contra el acoso escolar puesto en marcha en 2016 por la Fundación Mutua Madrileña y la Fundación ANAR y profundiza en el análisis de las encuestas realizadas tras las sesiones de sensibilización y prevención contra el acoso.

Aquí van, a modo de resumen, algunos de los datos más relevantes que demuestran que, aun con datos ciertamente alentadores, el acoso escolar continúa muy presente en las aulas:

Uno de cada tres menores conoce algún caso de acoso entre sus compañeros y compañeras de clase.

◊ El 79,2% de los chicos y chicas piensan que para detener el acoso es necesario unirse y hacer saber al agresor/a que pare o decírselo a una persona adulta o a su profesor/a (77,8%).

◊ Los y las adolescentes tienen cada vez más conciencia frente al acoso escolar y casi el 100% lo reconoce como una forma de maltrato.

Leer más ...

Víctimas de acoso laboral, ¿por qué yo?

Si hay una pregunta que se repiten de manera incesante las víctimas de acoso laboral es, ¿Por qué yo?. Sin embargo, aunque se trata de una reacción muy habitual, ya advertimos que entrar en ese bucle sin fin tratando de encontrar la causa que llevó a sufrir acoso puede convertirse en algo psicológicamente agotador, algo que conduce a las víctimas al autocastigo e infravaloración de sí mismas; lo que sin lugar a dudas, sólo terminará beneficiando a quien acosa.

En cualquier caso, debemos tener siempre en consideración que las víctimas de acoso laboral no son culpables del hostigamiento que padecen y que un comportamiento hostigador jamás merece ser ni escudado ni exculpado, porque ninguna violencia, del tipo que sea, lo merece. A partir de aquí, puede ayudarnos a entender la problemática del acoso qué tipo de características personales y profesionales suelen presentar las víctimas de acoso laboral; sin perder de vista que, aunque suene duro decirlo, víctima de acoso laboral puede serlo cualquiera.

Si hay un sentimiento prácticamente omnipresente en todas aquellas situaciones en las que el acoso laboral hace acto de presencia, es la envidia. El instigador o instigadora suele ser una persona realmente acomplejada y con baja autoestima, llega a experimentar culpabilidad por no poseer todas aquellas cualidades que envidia y que para su desgracia (y la de su víctima), encuentra en la persona escrupulosamente escogida como diana de su hostigamiento. Así pues, las víctimas suelen ser trabajadores y trabajadoras brillantes, capaces y competentes a nivel profesional; atributos que hacen resaltar aún más la mediocridad del acosador o acosadora y de la cual es muy consciente. Éste puede llegar a ser el principal motivo que llevará a la persona acosadora a desear aniquilar de su horizonte laboral a la víctima. Olvídense, en sus planes no entrará jamás intentar mejorar como persona y como profesional tomando como modelo a quien envidia, le resulta sin duda, más fácil y rápido destruir a su víctima.

Leer más ...

Ciberacoso escolar: acoso 24 h

En una sociedad digital como en la que vivimos era predecible que el acoso escolar encontrase en los medios digitales el lugar perfecto para campar a sus anchas. En la actualidad, para los/las nativos/as digitales el uso de Internet y las redes sociales se ha convertido en algo imprescindible en su día a día pero también para quienes acosan, en las armas perfectas con las que hostigar a su víctima.

Por ello, en este post nos centraremos brevemente en conocer un poco más acerca de esta problemática la cual supone hoy día una importante fuente de preocupación para madres, padres, comunidad educativa y en especial, para sus víctimas.

Como cualquier tipo de violencia, el ciberacoso provoca graves secuelas psicológicas en quienes lo sufren; no obstante, el ciberacoso resulta especialmente dañino y esto se debe principalmente a dos factores que conviene tener en consideración:

→ En el ciberacoso, el hostigamiento se prolonga fuera de las aulas lo que se suma al acoso presencial que previamente suele sufrir la víctima dentro del centro escolar, esto transforma la situación en un “acoso 24 h”, el/la menor no consigue aislarse de la persecución de la que es víctima. Una vez terminan las clases, el infierno continúa, incluso hasta altas horas de la madrugada. Podemos imaginar el nivel de estrés y ansiedad que supone para el/la menor verse sometido/a a este acoso sin descanso. En otras ocasiones, sin embargo, no se parte de un acoso presencial previo y es la situación de ciberacoso la que acaba derivando en un acoso en las aulas.

Leer más ...

Violencia filio-parental y perspectiva de género

Recientemente salió a la luz un artículo1 de investigación de la Universidad de Granada fruto de la tesis doctoral de la investigadora Sandra Jiménez Arroyo, codirigida por María José Jiménez y Francisco Javier Garrido. En él, la autora, a través de un análisis exhaustivo de los resultados expuestos por diversas investigaciones nacionales e internacionales sobre violencia filio-parental, concluye en la necesidad de que este tipo de violencia sea analizada desde una perspectiva de género.

Los escasos estudios científicos sobre violencia filio-parental, recordemos que es la violencia en el ámbito familiar menos estudiada, constatan que a pesar de que el número de niñas y jóvenes infractoras va en aumento, el perfil de hijo que maltrata continúa siendo el de un varón y el perfil de víctima más habitual, el de la madre (biológica o adoptiva), ya sea criando en solitario o con otros miembros de la familia. Partiendo de esa premisa es que el mencionado estudio proponeviolencia filio-marental como término alternativo más apropiado a este fenómeno, así como que esta violencia tenga la consideración jurídica de violencia hacia la mujer.

A pesar de que este tipo de violencia adolecía hasta hace poco de cierta indefinición, si hay un aspecto, como decíamos, en el que coinciden prácticamente la totalidad de estudios e investigadores e investigadoras es el hecho de que la madre es la víctima más habitual2, lo que no implica en absoluto, que el/la hijo/a no tenga una vinculación afectiva con ella, más bien al contrario, es habitual que exista un importante vínculo fusional entre el/la agresor/a y la madre.

Leer más ...