El acoso laboral, también conocido como «mobbing», tiene como objetivo destruir la estabilidad psicológica de la víctima a través del descrédito, la rumorología y la humillación en el entorno laboral creando un entorno intimidatorio, hostil y humillante para la víctima e incluso para sus compañeros/as.

El acoso laboral es practicado de manera grupal de forma que la víctima ya “estigmatizada” siente que es incapaz de defenderse por sí misma, sintiéndose totalmente aislada y a merced de su acosador/a. Puede ser ejercido por un/a compañero/a, un/a superior jerárquico («bossing») e incluso por alguien subordinado/a.

Esta violencia psicológica es producida de forma sistemática y recurrente a lo largo del tiempo pudiendo durar incluso años, lo que supone un grave desgaste psicológico para la víctima.

El/la acosador/a generalmente pretende provocar daño psicológico a la víctima para que en último término, con este hostigamiento e intimidación, sea la propia víctima la que abandone finalmente su puesto de trabajo.

¿Sientes que te hacen el vacío en el trabajo? ¿tus compañeros/as inventan rumores sobre ti? ¿recibes broncas injustificadas por parte de tu jefe/a? ¿te han privado incluso de tu ordenador para poder realizar tu trabajo?

Son sólo algunas de las tácticas a las que recurren los/las acosadores/as en el ámbito laboral. Si crees que puedes estar sufriendo una situación de acoso en el trabajo, es necesario que te enfrentes cuanto antes a la situación y busques ayuda para conseguir salir de ella más fácilmente.